viernes, 2 de mayo de 2008

diana, si lloras, juro que yo misma te mato con mis propias manos

Este no es un día normal, es de esos que intentan serlo, que se saben maquillar,
Pero yo siempre estoy alerta, y huelo las estrellas fugaces.

Lo e visto en el cielo, no, no me han olvidado, yo pensé en ellas también, específicamente en ellas, específicamente en la otra y en la fugaz, de repente, otra fugaz…
No, este no pude ser una noche común, es parte del día especial.

Yo me quedo callada, yo no tengo nada que decir, ahí cosas que digo sin ayuda de lengua o de mis dedos, pero el silencio no es incomodo, tampoco es simplemente silencio, si no que en mi cabeza lo escucho precioso, lo escucho perfecto, que silencio tan anti incomodo.

Por debajo de mi ropa estoy yo, no ahí nada más.
Gracias por venir a visitarme.

También yo boy a visitarte, no esperes que toque tu puerta, soy del tipo que entra por las ventanas.

Clorofila muchas gracias, tu sabes que este día no tiene nada de normal, te burlas en mi cara clorofila, y yo te miro desde ángulos perfectos.

Estabas al alcance de mis labios, por debajo de mi estrella esta mi historia,
No te pediré que te quedes a vivir conmigo, simplemente gracias por venir a visitarme.

3 comentarios:

Margareth Crow dijo...

Hola Diana-Chan!!

Si, tiempos sin vernos, a ver cuando te veo en el ITSON... he ido muy poco últimamente.

Doqaz dijo...

Cuando el pasto se reproduzca por las manos de un jardinero, el viento olerá a un recuerdo de ti... o a promesas de una salud bucal mejorada y modelos light.

Vikram Dharma dijo...

Hey, hola. Diana Chan, he escuchado de ti. Lindo blog. Lo visitaré. El post está bueno también, una visita efímera por todas las visitas sin equilibrio. Gran foto. Hasta pronto.