jueves, 24 de septiembre de 2009

conosidencias.

Que chistosita me salió la vida.
Hace como dos años o sabe cuanto tiempo, nos tendimos a Hermosillo unos amigos y yo al tokin de café Tacuba, todo iba muy bien hasta que un maldito infeliz me pego un empujón de aquellos que por poco me estampo como mosca vieja, yo que tengo bien mala memoria para los rostros (y nombres) de las personas vi su cara y jamás la olvide.

Como dijimos una vez el pelilargo del Rambo y yo “que chiquito es sonora” (el segundo estado mas grande de la república mexicana) resulto que el “fulano empujador” este resulto ser de mi ejido natal, tras eventuales encuentros “la hemos camareado” como se dice por aquí.
El lunes en “bunbury” en el mismo lugar donde hace años me empujo despiadadamente, me lo vine a encontrar, yo andaba buscando a mi hermana, así que le pedí que me cargara sobre sus hombros, y a pesar de andar medio ebrio accedió, quizá accedió por que andaba medio ebrio,
Tras unos segundo sobre sus hombros en los cuales me gritaron alguna serie de cosas exóticas, me vi bien fan la neta, ni empezaba el tokin, levantaba mi abanico español (gracias laura) como postmoderna señal de humo, y mi hermana jamás apareció.

Quien en un tokin casi te mata , después te puede ayudar a buscar a tu hermana si pesas menos de 50 Kilos.
Concluyo con lo siguiente: el 70% de la gente que conozco tiene un génesis chusco en mi vida.

3 comentarios:

Davit dijo...

vos que sos toda una celebridad local ...!

Olea dijo...

buenas vibras

Denisse dijo...

Siempre disfruto oir historias sobre alguna casualidad, en tu caso, alguna conosidencias. El mundo es pequeño.