viernes, 16 de enero de 2009

domingo por la tarde


Un día apareció un duende pequeño
Con pecas, con el mejor dedo meñique, el mas chistoso
Yo lo abrase y le di un beso entre la nariz y el ojo
Después de pasear tantas veces en columpios
Me di cuenta de que éramos amigos
Entonces lo invite al refugio mas seguro de mi casa
El techo.
Desde el techo mirábamos hacia abajo y hacia arriba
Hacia tan alto tan alto
Después algunas veces durmió tranquilo a mi lado
Dos cuerpos que descansan juntos en esta cama tan individual
El camino de mi mundo al suyo tiene a veces vacas de por medio
El atajo entre la noche, la calle, la tierra
Tus miles de cortes del cabello y el mió, el uno, el mismo de siempre.
Tu mano, pero sobretodo tú meñique
Mi mano, pero sobretodo mi pulgar
Para nosotros este es un día laboral
En el mundo entero hoy es domingo por la tarde.

3 comentarios:

Lady Stardust dijo...

Me gusta como escribes... esos pequeños ejercicios poéticos en los q se crean imágenes interesantes... gracias x visitar mi blog.

wasarry Say nO MOre dijo...

¨Para nosotros este es un día laboral
En el mundo entero hoy es domingo por la tarde.¨ Esas lineas son hermosas mucho! TU también le das un excelente uso a tu blog...la bestial naturaleza del amor no?; gracias por tu comentario, seguiré vistando este espacio.

Afectos!

DaViD CaNo dijo...

existímos otros para cuales todos los días son jueves...

saludos de parca alegre.